lunes, 25 de septiembre de 2017

Hoy, día del héroe catalufo

Llamarles catalanes sería injusto y muchos de ellos se lo podrían tomar como una ofensa. Es el día del héroe, o de los héroes, porque es cuando el Tribunal de Cuentas les habrá dicho que las gamberradas hay que pagarlas con el propio dinero y no con el de los contribuyentes, y ellos, todos a una, habrán respondido: ¿Será por dinero? ¡Lo que haga falta! Y habrán puesto los fajos de billetes encima de la mesa.
Pero hay que matizar que lo de la heroicidad es relativo (siempre habíamos pensado que la Teoría de la relatividad es de Einstein y la Ley de la gravedad, de Newton, pero Pablo Iglesias nos ha dicho que es al revés y nos ha sacado del error; tendremos que dejarnos las coletas para acceder al conocimiento). Hay unas personas proclives a la delincuencia, como se verá, que atacan al Estado, quieren subvertirlo, romperlo, pero el problema es que ellos forman parte del Estado, porque son representantes suyos, y cobran del Estado. En estas condiciones, todo lo que vienen haciendo carece de épica, carece de ética, carece de vergüenza y carece de posibilidades. No pueden hacer más que maldades, como se va viendo, y esas maldades que hacen tendrán efectos duraderos.
Deberían haber renunciado al Estado y su dinero, echarse al monte y convocar a sus fieles para ser creíbles. Tal como lo han hecho, por más serios que se pongan al hablar, dan risa. Con fijarse en que han logrado la solidaridad de Iglesias y Otegui, la pareja de moda, está dicho todo.
Alguien de poca sustancia, mucha soberbia y pluma brillante ha vaticinado una catástrofe y esto también es relativo (¡ay, PI, pélate el cráneo, hombre!). El mal está hecho y no tiene vuelta atrás, pero los beneficios pueden ser mucho mayores, porque la lepra catalanista, como la llamaba Vicente Blasco Ibáñez, puede ser vencida de una vez por todas.

domingo, 24 de septiembre de 2017

De Guardiola a Serrat

La actitud de Guardiola hace pensar que si fuera tan bobo no sabría hacer nada bien y como esto último no es el caso, la deducción lógica es que se lo hace.
El caso de Serrat es otro, porque tiene que vender discos y seguramente ha hecho cuentas, como consecuencia de las cuales habrá optado por criticar al referendo catalán. No obstante, lo ha hecho echando mano de la equidistancia, alegando que es partidario de ellos. Ignora que los carga el diablo, por lo que sólo se deben hacer cuando corresponde y con todas la garantías legales.
A continuación ha dado vía libre a su lado canalla criticando al PP, partido político al que se le hace la vida imposible en Cataluña y que curiosamente es el único de todos que está cumpliendo con su obligación. Se refiere a los recortes económicos que ha llevado a cabo el gobierno de este partido, obviando que son consecuencia de la desastrosa gestión anterior de Zapatero, a quien apoyaron los de ‘la zeja’, entre los que está él.
Es cierto que Rajoy ha venido recortando donde no debía, porque lo procedente es adelgazar la administración, suprimiendo las diputaciones y todos esos chiringuitos que tanto abundan en las distintas Autonomías, para que los políticos de cada sitio coloquen a los suyos y les paguen con dinero del nuestro. Curiosamente, donde más abundan esos nefastos chiringuitos es en Cataluña. Por supuesto que también debería haber suprimido todas las televisiones autonómicas. O sea, que había campo para no hacer recortes. Pero eso tampoco lo habría hecho el PSOE. De hecho, en los lugares en los que gobierna no ha dado ningún paso para suprimirlos.
Por otro lado, Serrat, de forma cobarde, también se sube al carro de los que pretenden hacer creer que el único partido corrupto es el PP.
A pesar de todo, Serrat ha sido insultado, pero lo han hecho esos que se abrazaban a Otegui y vitoreaban a Terra Lliure.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Tardaban en aparecer los curas, pero lo han hecho

Más de trescientos curas catalanes han firmado un manifiesto en favor de la ilegalidad y de la mentira.
Más de trescientos curas catalanes, los vascos son de la misma clase, fomentan entre sus feligreses la ingratitud, el egoísmo, el odio, el desprecio al prójimo, el gusto por la mentira y el ejercicio de la violencia moral, entre otras bajezas.
Ni el papa ni la curia dicen nada sobre el particular. Se conoce que les parece bien que los sacerdotes estimulen la maldad entre los fieles y abandonen el que debería ser su cometido para hacer incursiones en la política, optando para ello por una ideología nefasta que rompe familias, amistades y todo lo que de sano hay en el mundo.
La Iglesia Católica siempre está hablando de la familia, como si fuera de ella no hubiera nada, y se contradice al optar por la ideología que más familias rompe.
El 13 de junio de 1907, Vicente Blasco Ibáñez publicó un artículo en El Pueblo, diario republicano de Valencia, titulado ‘La lepra catalanista’ en el que, entre otras cosas, dice lo siguiente, que sirve para demostrar la ingratitud y el egoísmo de los catalanistas: «Valencia, que ha sido la Cenicienta del Mediterráneo, en cuyo puerto impera la más honda miseria, por culpa de Barcelona, que lo absorbe todo, que es el verdugo de Levante, que quiere convertir toda España en huevo para tragarse hasta la cascara, que envía a nuestra ciudad sus productos libremente, sin que sufran ningún impuesto a su entrada, y en cambio la pasa, la naranja y la legumbres valencianas pagan un enorme tributo municipal al entrar en Barcelona; Valencia, cuya agricultura muere por imposición del industrialismo catalán, porque catalanes y vizcainos han conseguido la confección de unos infames aranceles que nos tapian los mercados internacionales para la exportación de nuestra fruta, sometiéndonos a una pérdida anual de mas de cien millones de pesetas, que se traduce en hambre y congojas en el campo y languidez en la vida comercial de la ciudad».
Cuando llega la campaña de la renta los curas piden que ponga la equis en su casilla. Lógicamente, no lo hago ni lo haré mientras elementos como estos estén entre sus filas.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Añoran a Terra Lliure

Cualquiera se da cuenta de que sin los nacionalistas no habría habido terroristas en España o en cualquier caso habrían durado muy poco.
Los nacionalismos son las fuentes en las que abrevan esas bestias y sabiéndolo los nacionalistas siguen adelante, sin que les importe el mal hecho. La legalización de los nacionalistas fue un error, son tan antisistema como Podemos o Compromís.
Los nacionalistas están propiciando una destroza en Cataluña que alguien tendrá que pagar y deberían ser ellos. Habría que evaluar todos los daños causados y a eso sumarle el coste de haber tenido que desplazar a los lugares de los hechos a unos cuantos policías y guardias civiles y pasarles la factura, más una cuantiosa multa, a los criminales que han promovido todo esto, sin olvidar que hay riesgo de que corra la sangre, porque hay muchos locos sueltos. Locos de atar.
En una concentración de personas, a las que habría que catalogar como cabras locas, ante Unipost se coreó la consigna ¡Viva Terra Lliure! Pocos días antes, hubo cola para fotografiarse con un terrorista llamado Otegui.
Si todos los catalanes fueran como esos valdría la pena darles la independencia. Es fácil predecir que a Cataluña le sobrevendría de inmediato la ruina absoluta, porque sus empresas tendrían que emigrar para poder seguir vendiendo sus productos en Europa. Emigrarían incluso las empresas que están financiando la gamberrada. El paro en Cataluña sería de más del cincuenta por ciento y el gobierno catalán se vería impotente para pagar las pensiones y para atender a los enfermos. Y todo eso sin contar la deuda que tiene con España y que indudablemente ha de pagar.
El partido de Junqueras, al que esperamos ver pronto en la cárcel para una larga temporada, acogió a unos cuantos terroristas de Terra Lliure. La democracia española necesita defenderse de los antidemócratas. No debería aceptar partidos que aspiran a destruirla.


jueves, 21 de septiembre de 2017

La estúpida muerte de un Testigo de Jehová

He tenido noticia de que en los últimos días ha fallecido un Testigo de Jehová tras negarse a recibir una transfusión de sangre.
Estas cosas ocurren porque basta con colgarle la etiqueta de religión a cualquier cosa para que se le abran las puertas de par en par y se le otorgue un aura de respetabilidad. En un democracia no debería ser así, porque la ley ha de estar por encima de todo y lo que no se adecue a ella no puede ser tenido por respetable.
La de los Testigos de Jehová, pero no sólo esa, puede ser una religión que convenga especialmente a los bribones, a las malas personas, porque basta con que se ajusten a sus preceptos para que se puedan considerar buenas, e incluso mejores que los demás. Los bribones son, necesariamente, egoístas y esta religión fomenta el egoísmo, hasta el punto de que sus fieles no participan en la vida pública y se abstienen en las elecciones, o sea, que no les importan los demás.
Esta religión está ideada por una mente diabólica, puesto que para ella no existen el bien y el mal, sino tan solo la voluntad de Dios, al que sus cabecillas pueden atribuirle lo que quieran, puesto que, como todo el mundo debería saber, no les va a desmentir. Produce sonrojo el capítulo dedicado a la sumisión, por la cantidad de despropósitos que contiene. Hay que ser muy corto para tragarse todas esas interpretaciones tan alejadas de la verdad.
Que luego crean que por ese camino van a ir al cielo, clama al cielo. Con una idea de Dios tan pobre, que ya tiene tasados en 144 000 el número de los que le tienen que acompañar, realmente no es de esperar que puedan ir muy lejos.
El Estado debería proteger mejor a los ciudadanos. Pensar esto es una utopía, pero por lo menos es justa y tiene base. 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Rajoy adelantará las elecciones

A la vista de que está solo ante el infame desafío de los catalanistas (en otros países de gran raigambre democrática, Puigdemont y Junqueras tendrían ante sí un porvenir de diez años de cárcel o más), de las dificultades que encuentra para aprobar los presupuestos, el presidente del gobierno puede verse obligado a adelantar las elecciones.
No sería ningún capricho, ni se le podría acusar de oportunismo. Los españoles ya han visto lo que hay, no se pueden llamar a engaño y tendrían que decidir, si Rajoy optara por esa medida lógica, si desean limpiar de rufianes el Parlamento prefiere que sigan en él.
Mientras tanto, debería disolver el cuerpo de los mozos de escuadra, puesto que no hacen su trabajo. Los españoles les pagamos un sueldo considerablemente más alto que el de los guardias civiles, para que hagan un trabajo considerablemente menor. Si no hacen cumplir la ley no deberían cobrar ni un céntimo más. El dinero de los trabajadores es sagrado. Mucha gente humilde se las ve negras para poder pagar los impuestos, por lo malgastarlos pagando a gente que no hace su trabajo es absolutamente injusto.
El PSOE también recibe dinero de los impuestos, por lo que no apoyar al gobierno en un asunto tan grave es una traición a los ciudadanos y especialmente a los más humildes. Un adelanto electoral serviría para que los españoles decidan si este partido que lleva una deriva tan estúpida merece seguir mamando de las ubres del Estado.
De casi todos los demás partidos puede decirse que ya nacieron siendo antisistema, por lo que no deberían haber sido legalizados. Su efecto en el sistema viene como el que se produciría en una persona que todos los días tomara una pequeña dosis de veneno.
Las consecuencias son ETA, Terra Lliure, desafío sedicioso, mala educación en el Parlamento, anormal funcionamiento las instituciones.
El hecho de no autorizar esos partidos habría sido la señal de que este país es serio.

martes, 19 de septiembre de 2017

Hay que estar con esos alcaldes

Pero en primer lugar hay que felicitarlos, porque van a conservar su dignidad, su vergüenza, su calidad democrática, su patrimonio y lo que era importantísimo para Cervantes, ese español, su libertad.
Por supuesto que esos cerdos que reparten carteles con las fotos de estos demócratas, señalándolos y acusándolos precisamente de lo contrario, jamás le podrán llegar a la suela de los zapatos a Cervantes. Y a las de los alcaldes demócratas tampoco.
De Arran no conozco más que actos vandálicos y no concibo que se pueda permitir su existencia. Por su parte, el gobierno francés ha exigido la disolución de la CUP y yo espero que se lleve a cabo en las próximas semanas. Entiéndaseme, no es que tenga ninguna información sobre el particular, es que se trata de una medida profiláctica. Es uno de esos partidos que abundan tanto en España de los que no se puede esperar nada bueno.
Hay catalanes que piensan que la sociedad catalana no es violencia y, por tanto, la de Arran no tendrá continuación. Se equivocan, el nacionalismo no puede perdurar sin el uso de la violencia, física y moral. De hecho, en Cataluña surgió Terra Lliure y muchos de sus componentes recalaron en ERC. Los catalanistas sienten mucha simpatía por ETA, como lo prueba la invitación a Otegui y las ansias por fotografiarse con él que demostraron muchos.
En la manifestación que hubo tras el atentado de las Ramblas también hubo mucha violencia moral y no contra los asesinos.
Esos alcaldes cumplidores de la legalidad y, por tanto, fieles a la democracia merecen todo el apoyo de las personas decentes, todo lo contrario que los otros 700, aproximadamente, que optan por la delincuencia, por la deshonra y por la traición a la democracia, que merecen la repulsa de las buenas gentes y que caiga sobre ellos el peso de la ley con todas las consecuencias. 


'El Parotet y otros asuntos'
'Diario de un escritor naíf'
'Yo estoy loco'
'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades'
'1978.El año en que España cambió de piel'
'La Guerra Civil y la Tercera España'
'Cantos al camino'
'Historias de la otra razón'